Mostrando entradas con la etiqueta dolencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dolencia. Mostrar todas las entradas

lunes, 9 de enero de 2017

8 Consejos a la Hora de un Cambio a una Vida New Age


“Cuando nos damos cuenta de lo insostenible de nuestro camino actual, y de que puede haber una ruta más satisfactoria, estamos listos para descubrir la finalidad de nuestra alma de un modo conciente.” La misión de tu alma – Linda Brady


Si algo adoro de estos tiempos acuarianos es la caída de los falsos gurúes.
Lo hermético se abre y el conocimiento es recuperado. Siempre y cuando entendamos el mensaje de lo que significa ese Cambio.

Cada uno tiene su propio maestro interior. Eso lo vamos entendiendo, razón por la cual los falsos gurúes se van desvaneciendo.

El tránsito de Saturno por Sagitario aporta inmensa ayuda para liberarnos de las ataduras que aún tenemos. Hasta ahora buscábamos la verdad afuera, alguien que nos guíe, un salvador que nos diga por donde es el camino, pero eso ya no sirve.

¿Estamos preparados para ejercer nuestra autonomía como seres multi  dimensionales? Reconocer nuestro poder es fundamental. Somos seres espirituales en trajes humanos.

He sentido la necesidad de escribir sobre algunas cuestiones que suelen sorprender a quienes deciden, por diversos avatares de la vida, iniciar un camino espiritual, les urge un cambio hacia una vida New Age. Un problema de salud, la quiebra financiera, o un ser querido que dejó este mundo pueden ser motivos para conducirnos a una búsqueda interior.

Más allá de lo doloroso que pueda ser el tránsito es la instancia que puede marcar un antes y un después en nuestras vidas. ¡Bendito sea el momento en que esto acontece!.Tomamos la decisión y vamos hacia el bienestar. Pero, como ocurre en todos los ámbitos, puede haber piedras en el camino.

Al poco tiempo de iniciar esa búsqueda de todo aquello que nos hagan sentir bien, que nos lleve a comprender algo más sobre nosotros mismos, empezamos a entender que no todo es color de rosa. Sentimos esa necesidad de búsqueda interior, el alma nos llama a hacer un cambio. Nos interesamos por comenzar a cambiar hábitos de vida, nos informamos, averiguamos, aparece un buen amigo que nos recomienda hacer algún curso, alguna terapia. Comenzamos un recorrido por diversas terapias, yoga, reiki, tarot, astrología, registros akáshicos, etc. Una lista  interminable de técnicas, algunas más conocidas y otras que no tanto.

Es asombroso cómo cada dia aparecen técnicas nuevas canalizadas por algún nuevo maestro.

Ante la infinidad de ofertas de terapias y técnicas espirituales casi nos mareamos. Como el universo nos trae lo que estamos buscando se nos aparecen diversidad de terapeutas, facilitadores, coaches, “givers”, “maestros”, y hasta “maestros de maestros( Oh Dios mío!). “Busca y encontrarás”.

Aquí es donde llega el momento en el cual tienes que agudizar tu “intuición” Sí, se lo que que estás pensando. “¿De qué intuición habla esta mujer? ¡Si yo no tengo intuición!” Pues sí, tu intuición está latente en ti, todos la tenemos. Es esa sensación en el cuerpo que te indica algo, una corazonada, un pensamiento. Por ejemplo si al llegar al lugar donde harás ese curso tan esperado sientes que algo no anda bien y te dices: Mmm algo aquí me huele mal” pero no sabes bien qué es. Ok, es el momento de huir. Si tu intuición te dice que algo no anda bien ahí, sal corriendo. No dejes que nada ni nadie intente convencerte de lo contrario, por más que te digan que al irte te perderás la Iluminación para siempre y quedarás condenada al camino de la Oscuridad. 

Es que en este camino de la espiritualidad hay de todo, como te decía, no todo es color de rosa. Como en todos los ámbitos, por supuesto. Puede ocurrir que aparezcan personajes que se quieran aprovechar de un tierno corderito como tú que recién se inicia en estos menesteres de la espiritualidad, de la Vida New Age.  Cuyo unico interés sea lucrar contigo. ¿Difícil darte cuenta de quien quiere engañarte a cambio de dejarte pelado como un pollito? No, usa tu intuición, la corazonada te lo dirá. Por supuesto que si no tienes conocimiento ¿como puedes refutar al que supuestamente “sabe”? 

Intuición, sentido común y no entregar tu poder a ciegas, son la clave.

Nadie puede dominarte ni tiene la verdad absoluta.

Mira, para que no te sientas mal, en mis comienzos he llegado a escuchar a quien se hacía llamar “terapeuta” (que resultó ser un gran estafador) decir que “si haces running los chakras se te caerán”, por eso les indicaba a sus clientes no salir a correr.

¡Ay Dios mío! ¡Cómo alguien puede decir semejante estupidez! Los chakras o centros de energía son parte de tu campo aúrico, pueden sufrir cambios pero no se caen ni los pierdes por el camino. Es como si alguien te dijera, no corras porque se te van a caer las ideas. Bueh… 

Y así para acceder al bienestar o al conocimiento podemos llegar a pagar un alto precio. Pero el dinero sería lo menos importante de perder.

Es muy impactante ver como inescrupulosos con un gran bolazo de mentiras se aprovechan de personas con problemas de salud.

Quizá estés pensando ¿cómo alguien puede aprovecharse de una persona que busca ayuda porque quiere superar un cáncer? Pues los hay, y sin nada de escrúpulos. Por eso abre bien los ojos y, por sobre todo, tu intuición. Sí, sólo tienes que aprender a escucharla.

Por eso, si estas por incursionar en algún curso o terapia alternativa que un amigo te ha recomendado, y que si o si tienes que hacer para sentirte mejor, ten en cuenta estos humildes consejos que aquí van:

1)     Si estás en un lugar y no te sientes a gusto, retírate.

2)     Las terapias energéticas, son energéticas, nadie necesita tocarte para transmitirte energía.


3)     Si alguien se hace llamar Maestro, al menos permítete el beneficio de la duda. Ten en cuenta que los grandes Maestros espirituales son humildes.

4)     Si alguien se hace llamar Profesor, pregunta: ¿profesor de qué eres? He conocido gente que imparte cursos de diferentes Terapias Alternativas y se hace llamar Profesor, luego averiguas un poco y es profesor de Matemáticas o de Historia.


5)     En el campo de las Terapias Alternativas y conocimientos espirituales nadie es más que tú. Todos tenemos dones, si alguien dice que tiene dones, que tú no tienes, permítete el beneficio de la duda. Nunca dejes que nadie te haga sentir que eres menos. No dejes que te manipulen. Si alguien te dice: Tienes un trabajo o una brujería, pues ten cuidado, ya que su intención es sacarte el dinero a cambio de “salvarte”.


6)     Si alguien, que no sea un médico, psicólogo, profesional acreditado,  pretende inculcarte miedo manipulándote a partir de decirte que la única salvación que tienes es que sigas con su “terapia” (pagándole o trabajando para ellos), lo mejor es que huyas. ¡Eres libre!. Nunca olvides eso, y puedes decidir siempre. Nadie puede obligarte a hacer lo que no quieres, por más maestro sanador, profesor o terapeuta que sea.


7)     Si a pesar de todo eres víctima de algún engaño, bueno será experiencia, ya la próxima no caerás tan fácilmente y los reconocerás a la distancia, e incluso podrás alertar a otros. Todo ocurre por algo.


8)     No creas todo lo que te dicen, incluso lo que aquí te digo. Averigua. Investiga. Usa el sentido común, y sobre todo haz lo que te haga sentir bien, lo que te haga sentir realmente libre y feliz.

¿Has pasado por alguna situación en la que te sentiste desencantado o incluso estafado en tu expectativa respecto a algún terapeuta espiritual o profesor?


 

“Cuando nos damos cuenta de lo insostenible de nuestro camino actual, y de que puede haber una ruta más satisfactoria, estamos listos para descubrir la finalidad de nuestra alma de un modo conciente.” La misión de tu alma – Linda Brady

 

lunes, 20 de abril de 2015

LOS MENSAJES DEL CUERPO- RECUPERAR EL BIENESTAR

“El cuerpo físico no condiciona, es condicionado”  David Tansley

La enfermedad no es más ni menos que un indicador de que hay algo que tenemos que corregir en nuestra vida. 
Hay un mensaje que nos envía el cuerpo. El tomar conciencia de ello es imprescindible para poder realizar el cambio que nos lleve a recuperar el bienestar

Tomar conciencia es estar atentos, en principio, de nuestras emociones.

Saber que, no son sólo los agentes externos que están “conspirando contra nuestro cuerpo” los "culpables" de nuestros trastornos.  Sino que, en gran medida, somos nosotros mismos quienes hemos creado las condiciones, para que una bacteria se aloje o para que tengamos una gastritis. 

Si bien influyen estos factores, no sólo se trata de cómo es nuestra alimentación, o si practicamos alguna actividad física. No es el sedentarismo o elegir una vida vegana, sino que hay algo más.

¿Qué es ese algo más? La fuerza vital, que es nuestra energía. El punto principal es cuidar la energía vital alimentada por nuestras emociones y pensamientos. Por lo tanto para favorecer nuestra energía vital, es necesario cuidar las emociones y pensamientos. Un pensamiento positivo y emociones positivas generan mayor energía vital.

Cuánto más energía vital, más saludables estaremos. La energía vital es lo que los hindúes denominan prana, que se absorbe a través de nuestra respiración, pero también a partir de sentirnos plenos, desde nuestro interior.  

Es beneficioso poder darnos cuenta, aunque nos provoque cierta inquietud reconocer que somos nosotros mismos quienes allanamos el camino para una enfermedad. O mejor dicho, hubo signos o señales que no atendimos, y allí está el cuerpo, que en definitiva es la manifestación física de nuestro ser, dándonos un mensaje.


¿Cuál es el mensaje?

Aparece un resfrío y el cuerpo así nos dice, por favor descansa. Podemos estar viviendo cierto estado de confusión mental, y el hecho de que la gripe nos obligue a estar en cama, a estar un poco aislados para no "contagiar" a otros y descansar, nos sirve para apaciguar ese murmullo mental. 


Un dolor en la cintura, a la altura del nervio ciático, pudo ser causado por un mal movimiento pero nos esté avisando de una preocupación acerca del dinero (vinculado con el Chakra Raíz que está relacionado con el sustento)


Las emociones reprimidas como la bronca o la ira se alojan en el hígado. Si padecemos una pataleta al hígado habría que preguntarse: ¿qué me ha causado ira? Si hacemos una revisión conciente de las emociones de los últimos días encontraremos el motivo que dio origen a lo que sentimos. Luego será el trabajo de ver cómo podemos mejorarlo para que no nos afecte más y nos liberemos de esas emociones negativas. 

El cuerpo envía señales de alarma de que algo anda mal, a través del dolor o malestar. Digámosle ¡Gracias! Nuestro cuerpo nos está comunicando algo. Es cuestión de entender su mensaje, aprender a decodificarlo.

La buena noticia, como me gusta decir, es que podemos corregirlo, rectificar el rumbo  y encauzar nuestra experiencia hacia una nueva perspectiva de la vida.

Tender a tomar un calmante y acallar la alarma que se ha encendido con un dolor, es un alivio, pero no es la solución. 

Aprende a leer los mensajes de tu cuerpo, a escucharlo. Si te predispones, ya encontrarás la manera.


El principio es tomar conciencia y buscar el bienestar, reconociendo nuestras emociones. Luego asumir aquellas medidas terapéuticas que consideremos y nos ayuden a sentirnos mejor. 

Sino puedes hacerlo solo, por supuesto, solicita ayuda a un profesional capacitado.



Aquí les recomiendo un libro que es para mí de gran valor, que les develará la gran conexión de las enfermedades y sus causas emocionales,  que es el Gran Diccionario de las Dolencias y Enfermedades. 

Pueden descargarlo directamente de este link:
http://www.escuelaclaridad.com.ar/Archivos/Diccionario_Enfermedades.pdf 

Gracias por leerme! Nada es casual, ni siquiera el hecho que estés aquí leyendo estas líneas. 


Te deseo lo mejor!